TESTIMONIOS

preview%20(1)_edited.png

Historia de Joaquín Ávila I.

Recuerdo como si fuera ayer que en Noviembre de 2019, mi hijo Joaquín de 10 meses venía de alta de una hospitalización de largos meses por Citomegalovirus y junto a eso un retroceso psicomotor importante.
Ahí fue que a través de redes sociales, conocí a Fundación Aventuras UP, ofrecían exactamente lo que mi hijo necesitaba, terapias en nuestro espacio y en Diciembre de 2019, comenzamos con las visitas de los profesionales en mi casa.

Desde ese momento comenzó esta nueva aventura.
Al llegar Marzo del 2020, inicio de la pandemia... fue automático mi pensamiento de que ibamos a quedar estancados nuevamente en el desarrollo.  Pero la Directiva de la Fundación, rápidamente reorganizó el equipo y pudimos recibir íntegramente las teleterapias a distancia y gracias a la excelente calidad y compromiso de los profesionales y nuestra constancia, hemos visto grandes hitos y avances en el desarrollo de Joaquín.  Destacando y agradecidos también como familia, la contención, preocupación y ayuda que nos ha otorgado la Fundación Aventuras UP, durante este tiempo que ha sido difícil en lo laboral, económico y emocional.

aas_edited.png

Historia de Esteban León R.

Queremos contar nuestra linda y entretenida historia en unas pocas líneas acerca de nuestro proceso en la fundación. Todo comenzó cuando Esteban nació y nos enteramos que presentaba síndrome de down, fue una sorpresa, sin embargo, agradecimos a la vida el tenerlo en nuestra familia. Una matrona muy querida del hospital nos contó sobre una maravillosa fundación hecha por madres que entienden el proceso de tener hijos con el síndrome, ella realizó el contacto y apareció Marcia como una hada madrina para alegrar y apoyar este nuevo proceso. Pasaron algunos meses en los que todo era nuevo y todo eran citas médicas, tal cual como lo mencionó el hada madrina. En el 2020 un año de locos, nuevamente hicimos contacto con la fundación y  allí estuvo Marcia para vincularnos de lleno en las Aventuras UP. ha sido un lindo proceso en el que aprendemos de otras familias, también nos sentimos apoyados y orientados para brindarle la mejor calidad de vida a nuestro niño. Es importantísimo hacer parte de todo un engranaje que se mueve en pro de las familias sin pedir nada a cambio. Agradecemos de todo corazón a las personas que piensan en nosotros, en hacer más sencilla la vida de cada familia, puesto que detrás de cada actividad, cada mensaje o cada terapia están unas mamás maravillosas que han dado todo por sus hijos y por los nuestros. Ojalá que el mundo se poblara de más seres humanos como los que llevan la batuta en la familia de Aventuras UP

 Historia de Cristobal Cea G.

La Fundación para nosotros como familia ha significado harto. Cuando asumimos la condición de nuestro hijo buscamos distintas alternativas en las cuales nos apoyarán en su proceso, y recalcamos que en general nos recibieron bastante bien y conocimos personas y profesionales increíbles. Sin embargo, cuando la fundación es creada, con el fin de apoyar a las familias con hijos con sindrome de Down, se enfocaron en otras necesidades que surgen en el camino y que en otros lugares cuesta encontrar. A medida que nuestro hijo fue creciendo, nos tuvismos que reincorporar a nuestros trabajos y retomar nuestras actividades, lo cual nos dificultó organizarnos para llevar a Cristóbal a sus terapias. La Fundación Aventuras UP fue un apoyo fundamental con su programa Aventuras UP en tu espacio, gracias a ello, nuestro 2019 y 2020 nos permitió seguir apoyando a nuestro hijo con sus terapias. Hemos encontrado un grupo humano maravilloso, con el cual compartimos experiencias y siempre en contacto. Sumado al grupo de profesionales voluntarios que constantemente nos han orientado y guiado con sus consejos.

Historia de Renatha Valenzuela R.

Somos Paz y Alejandro papas de Renatha y Pascuala, en nombre de nuestra familia nos permitimos expresar un sin inigualable reconocimiento a su labor, sin fines de Lucro a mi bella Fundación Aventuras UP, por todo el apoyo brindado siempr, y lo digo siempre porque desde que éramos un pequeño grupo de mamás que nos comunicamos por su, conociendo el mundo del Síndrome de Down, compartiendo experiencia, conociéndonos, juntándonos de vez en cuando con nuestros niños, todo ha sido muy enriquecedor, camino difícil de recorrer pero con el apoyo constante de personas como ustedes todo ha sido más llevadero.
Gracias Marcia, Paula y todos los Profesionales Voluntario, lo mejor de este año tan difícil fue la Fundación sea parte de nuestras vidas por la dedicación de profesional que estuvieron con nosotros y entregaron  al 1000% a nuestra hija sus conocimientos. Son una gran famili, como lo mencionamos antes para nosotros como familia, fué un año complicado por la salud de nuestra hija Renatha. Gracias a Dios todo bajo control...pero siempre estuvieron ahí, agradecidos eternamente de conocer personas como ustedes pertenecen a esta bella Fundación. Ya son varios años, somos muchas familias las que pertenecemos a este hermoso mundo del cual no se camina sola, siempre estamos para apoyarnos en momentos de felicidad o de tristeza. Espero de todo corazón que sigamos por muchos años más y que puedan seguir llegando muchas más familias como lo hacen hasta ahora. Por último como Padres agradecemos el esfuerzo que han hecho todo el Equipo de Profesionales Voluntarios de la Fundación Aventuras UP  durante estos años los avances de nuestra Renatha han sido notables, gracias!
Familia Valenzuela Ramos.

Historoa de Julieta Ayala M.

 Tuvimos un embarazo súper tranquilo, “normal”, todas las ecografías habían salido perfectas, las hicimos todas en distintos lugares, hasta que el doctor sólo por seguimiento antes del parto nos pidió una ecografía doppler en la semana 36 en la misma clínica en que iba a nacer Julieta. 
Fue ahí cuando comenzó esta historia. 
El doctor que nos hizo la eco no dejaba de mirar su corazón, una y otra vez, nos preguntaba si en las otras ecografías había salido algo extraño en su corazón a lo que respondíamos que no, todas eran perfectas. Llamó a otro doctor que confirmó el diagnóstico, se veía un canal AV y ambos nos dijeron que debíamos estar preparados porque Julieta tenía un 50% de probabilidad de tener Síndrome de Down.
Lo único que recuerdo es que exploté en llanto... todo había sido perfecto hasta ese día, íbamos llenos de ilusiones de ver a nuestra bebé, “sanita” como siempre y todo se derrumbó en un segundo...

Tuvimos dos semanas para llorar, para cuestionarnos el por qué... en nuestra ignorancia pensábamos que algo habíamos echo mal... pero con los días fuimos aceptando nuestra realidad y nos preparamos para llegar al día del parto y recibir cualquier noticia.
Cuando nació la Juli el neonatólogo confirmó lo que nunca quisimos escuchar. Nuestra Julieta tenía síndrome de down y un canal av que debía ser operado pronto... Pero cuando la tuve en mis brazos por primera vez, fue increíble!!! Todo lo que había llorado y cuestionando, el miedo y la incertidumbre desaparecieron!!! Fue ahí cuando comenzó nuestro camino de aprendizajes y de valorar cada momento mucho más que antes.

Fue hasta los dos meses de Julieta cuando conocí a Paula, nos encontramos en un pasillo de una fundación X, yo fui a conocer el trabajo que hacían ahí y a ver la opción de que la Juli pudiera recibir sus terapias.
Nos quedaba muy lejos, la Juli ya no podría ir cuando yo volviera al trabajo... pero ese encuentro con Paula fue una luz en nuestro camino.
Me comentó en breves minutos que tenían un grupo de padres que estaban formando un grupo en WhatsApp y me invitó a ser parte de él. 
Acepté sin dudarlo, cualquier contacto con otras familias en la misma situación que nosotros era de mucha ayuda.
Ingresamos a este grupo el cual nos abrió sus puertas y nos acogió como una verdadera familia. Pronto pasó a ser una Fundación, de la cual con orgullo somos miembros fundadores.
La Fundación Aventuras Up nos dió la posibilidad de estrechar lazos con familias que estaban pasando por lo mismo que nosotros, ya no éramos únicos en el mundo!! porque así se siente cuando recibes un diagnóstico tan inesperado...
Además, nos dio la oportunidad de tener todas las terapias necesarias para nuestra Julieta en la comodidad de nuestra casa, finalmente pude volver a trabajar tranquila ya que mi hija no se quedaría sin sus terapias!! Y es lo que más agradecemos hasta el día de hoy.
Excelentes profesionales integran esta hermosa comunidad, siempre dispuestos a ayudar y atentos en cada momento. Incluso en pandemia, adaptándonos todos a un nuevo ritmo y a una nueva manera de recibirlas. 
Estamos muy agradecidos de formar parte de Aventuras Up, recibimos contención, apoyo, terapias y además la posibilidad de ayudar en lo que podamos a otras familias que lo necesitan.
Marcia y Paula han hecho un gran trabajo para llegar a ser la fundación y la gran red de apoyo que hoy somos. 
Sólo tenemos sentimientos de agradecimiento  para nuestra querida Fundación Aventuras Up!!💛